Los primeros microscopios

Los primeros microscopios
13 de junio de 2017 Enfoca

Muchos de nosotros ya conocemos la historia del fabricante holandés de monóculos, Zaccharias Janssen, que a finales de siglo XVI inventó aquel tubo con varias lentes en el interior. Pero lo que no conocíamos era que, ya con anterioridad, existieron científicos que utilizaban lentes de aumento para sus investigaciones.

Tenemos constancia de las primeras producciones de vidrio hacia el 3000 aC, y la lente conocida más antigua fue encontrada en Nínive (Mesopotamia). Se trataba de un cristal de roca pulido de unos 4 centímetros de ancho. En Creta se encontraron lentes biconvexas que podrían datar de entre el 1200 y 3000 aC.

En la edad media, aparecen nuevos objetos para la ayuda visual. Uno de ellos es la conocida como “piedra de leer“, de inventor desconocido. Se trataba de un segmento de esfera de cristal que amplificaba las letras sobre las que se colocaba. E incluso el matemático, astrónomo y físico Ibn-al-Haitham utilizó espejos parabólicos y esféricos para sus investigaciones.

Son muchos los personajes ilustres que han considerado indispensable la ayuda de las lentes para el estudio de los pequeños objetos. Desde Ptolomeo y Euclides, hasta Leonardo Da Vinci o Juan Bautista Della Porta, estudiaron y se beneficiaron de los principios de las lentes de cristal.

Hasta el momento en que llega Zaccharias Janssen al 1590 y continúa una historia por todos ya conocida, hasta llegar a nuestros días donde disfrutamos de genialidades digitales en el mundo de la microscopía.