La lámpara del proyector: cómo alargar su vida

La lámpara del proyector: cómo alargar su vida
06 de junio de 2017 Enfoca

La lámpara del proyector es un utensilio consumible, como lo podrían ser los cartuchos de tinta de las impresoras. Esto significa que tiene una duración determinada y que necesita ser cambiada con el tiempo. La vida de la lámpara suele ir entre las 2000 y las 2500 horas, aunque a partir de las 1500 horas la potencia de la lámpara ya se va reduciendo.

Sin embargo, desde enfocado os queremos dar algunos consejos para exprimir toda la vida de la lámpara y hacer que aguante hasta el final sin que se le estropee.

  • Al encender el proyector, la lámpara tarde alrededor de un minuto en llegar a su máxima potencia. Durante este rato es muy recomendable no mover ni transportar el proyector.
  • Una vez encendido el proyector se debería procurar mantenerlo en marcha no menos de 5 minutos.
  • Mientras el proyector está apagando es altamente recomendable no sólo no moverlo ni transportarlo, sino que también no desenchufarlo de la electricidad. Es el momento en que el filamento está caliente y dilatado y en que tiene más posibilidades de romperse.
  • Por este motivo, una vez apagado es mejor esperar a que se enfríe por completo para guardarlo.
  • También es bueno sacarle el polvo a la lámpara de vez en cuando, sin extraerla del lugar.